Gastos, ahorros y deudas de los estadounidenses en 2020

La deuda de los hogares ha ido en aumento durante los últimos siete años, alcanzando niveles récord en 2020. [1] A finales del segundo trimestre de 2020, los hogares estadounidenses tenían más de $4,1 billones en deuda no hipotecaria en forma de préstamos estudiantiles (35 % de la deuda no hipotecaria), préstamos para automóviles (29%), tarjetas de crédito (19%) y otros tipos de préstamos (20%). [1] [2]

La actual crisis de la deuda puso a muchos estadounidenses en una situación difícil, ya que miles perdieron sus empleos a principios de este año, mientras que la mayoría tenía poco o nada ahorrado como red de seguridad.

De hecho, al 50 % de los estadounidenses les preocupaba quedarse sin ahorros después de un mes, según una encuesta de Clever Research de marzo de 2020 . Ahora, casi nueve meses después de la recesión, muchos se han hundido en un agujero financiero mucho más profundo. [3]

Encuestamos a 1000 estadounidenses para conocer cómo han cambiado sus hábitos de gasto, uso de tarjetas de crédito y deuda desde 2019 y durante el transcurso de la pandemia. Descubrimos que los estadounidenses, en particular los millennials, tienen dificultades financieras.

De hecho, los estadounidenses han aumentado su deuda en más de $7500 este año, y el 52 % mantiene un saldo en su tarjeta de crédito mes tras mes .

Ideas clave

El estadounidense promedio informó tener $ 41,559 en deuda no hipotecaria y haber asumido una deuda adicional de $ 7,512 desde esta época el año pasado.

  • Conozca en qué gastan su dinero los estadounidenses y cómo eso ha llevado a un aumento del 18 % en la deuda no hipotecaria promedio.

El 52 % de los estadounidenses tienen un saldo en su tarjeta de crédito y el 79 % de ellos tienen más de $1,000 en deuda de tarjeta de crédito mes tras mes.

  • Obtenga detalles sobre cómo las personas usan sus tarjetas de crédito en 2020 en comparación con 2019.

Casi una cuarta parte de los encuestados dijo que recurrió a sus ahorros para ayudar a cubrir los gastos durante la pandemia, y el 30 % gastó más de $5,000 de esos ahorros.

  • Obtenga más información sobre cuánto gastan los estadounidenses y el aumento en las tasas de ahorro a lo largo de 2020.

El 81 % de los estadounidenses está de acuerdo en que un segundo cheque de estímulo de valor similar al primero ($1200) sería de gran ayuda, y el 46 % de los estadounidenses usaría un cheque de estímulo simplemente para pagar sus facturas.

  • Obtenga más información sobre la necesidad de apoyo financiero adicional de los estadounidenses ahora en comparación con principios de este año.

Los millennials tienen más probabilidades de tener problemas financieros en 2020 que los baby boomers: tienen 3 veces más probabilidades de perder o posponer un pago con tarjeta de crédito, 2 veces más probabilidades de perder o posponer un pago hipotecario y 2 veces más probabilidades de perder o posponer una factura médica .

  • Obtenga detalles sobre el gasto, la deuda, el uso de tarjetas de crédito y el ahorro de los millennials en comparación con los boomers.

El estadounidense promedio tiene más de $41,000 en deuda no hipotecaria, $7,500 más que el año pasado

No sorprende que muchos estadounidenses estén endeudados, considerando que las personas gastan la gran mayoría de sus ingresos: en 2019, el hogar típico ganó alrededor de $68,703 y gastó $62,438 en bienes y servicios. La mayoría de esos gastos se gastaron en necesidades como [4] [5] :

  • Vivienda ($20,506)

  • Transporte ($10,410)

  • Alimentos y bebidas ($8,500)

  • Seguros y pensiones ($7.354)

  • Atención médica ($ 5,049)

A pesar de los cambios en el gasto durante la pandemia debido al cierre de negocios y las medidas de distanciamiento social, la cantidad total de dinero que gastan las personas no ha cambiado drásticamente. [6] Como resultado, los encuestados en nuestra encuesta han asumido una deuda adicional de $7,512, en promedio, en el último año, aumentando su deuda no hipotecaria total a $41,559 .

El aumento de la deuda es problemático por una variedad de razones, pero lo más notable es que el 54 % de los estadounidenses dijeron que no hicieron o aplazaron al menos un pago en 2020 en comparación con el 29 % que estaba preocupado por no hacer un pago en enero. [7]

Aquellos que perdieron un pago informaron que faltan:

  • Pagos de préstamos estudiantiles (45%)

  • Facturas de televisión, internet o teléfono (34%)

  • Facturas de tarjetas de crédito (30%)

  • Facturas médicas (30%)

  • Pago de electricidad, agua u otros servicios públicos (27%)

  • Renta (21%)

  • Hipoteca (21%)

Tres de cada 10 estadounidenses dijeron que probablemente perderían al menos un pago en 2020 porque no tendrían suficiente dinero para cubrirlo. [8] Sus predicciones no estaban muy lejos: aquellos que no hicieron un pago este año lo hicieron porque no pudieron cubrir los gastos necesarios y sus facturas.

Las principales razones para perder un pago incluyeron:

  • Pagar por comida o comestibles en su lugar (37%)

  • Priorizar otras deudas (33%)

  • Pérdida de ingresos (28%)

  • Cubrir una emergencia inesperada (25%)

  • Priorizar alquiler o hipoteca (24%)

  • Pago de servicios públicos (22%)

  • Olvidarse de pagar (18%)

  • Gastar demasiado en cosas no esenciales (15%)

Omitir un pago puede ser costoso, independientemente del motivo. Los hogares de los EE. UU. gastan casi $17 mil millones en costos asociados con los pagos de facturas atrasados ​​anualmente, con un promedio de alrededor de $234 por hogar afectado. [9]

El 52% de los estadounidenses tienen un saldo en su tarjeta de crédito

La mayoría de los estadounidenses (92 %) tiene al menos una tarjeta de crédito y el adulto típico tiene tres. A menudo compramos con tarjetas de crédito debido a la conveniencia, la seguridad y las recompensas, pero los estadounidenses han dependido cada vez más de las tarjetas de crédito durante la pandemia.

Más de las tres cuartas partes de los encuestados abrieron una nueva cuenta de tarjeta de crédito en 2020 por las siguientes razones:

  • Bonos de registro, puntos o recompensas (41 %)

  • Crear puntaje de crédito (41%)

  • Tener crédito en caso de emergencia (34%)

  • Transferencias de saldo (25%)

  • Ayuda para cubrir gastos por la pandemia/economía (23%)

  • Ayuda para cubrir gastos no debidos a la pandemia/economía (20%)

  • Protección contra el fraude (17 %)

  • Marca de la tarjeta (16%)

Más de la mitad de los encuestados (53 %) dijeron que tienen un saldo mensual en sus tarjetas de crédito, frente al 47 % del año pasado. Y aquellos que tienen un saldo tienen más en sus tarjetas: el 79 % dijo que tiene al menos $1,000 en sus tarjetas este año, en comparación con el 72 % el año pasado. Además, el 46 % tiene al menos $5000 en sus tarjetas de crédito en 2020.

Llevar un saldo hace que las personas paguen más por sus compras debido a las tasas de interés notoriamente altas en las tarjetas de crédito. La APR promedio ronda el 24,43 % para las personas con mal crédito y casi el 16 % en todas las tarjetas, a partir del 4 de noviembre de 2020. [10] Los estadounidenses terminan gastando un promedio de $890 por año solo en intereses de tarjetas de crédito. [11]

Muchos no solo pagan intereses adicionales; también están incurriendo en recargos por pago atrasado: el 30% de los estadounidenses dijeron que no hicieron un pago con tarjeta de crédito este año .

Esos efectos de bola de nieve de llevar saldos y pagos faltantes pueden conducir a una morosidad grave. El porcentaje de cuentas con morosidad severa (más de 90 días) fue un 8 % más alto al final del segundo trimestre de 2020 que en el mismo período del año pasado, lo que sugiere que las personas tienen más dificultades para ponerse al día con los pagos atrasados. [12]

Como resultado, las personas priorizan la deuda de la tarjeta de crédito sobre otras formas de deuda: el 33 % planea pagar la deuda de su tarjeta de crédito el próximo año, en comparación con el 20 % que tiene el objetivo de pagar otras formas de deuda.

Casi una cuarta parte de los estadounidenses recurrieron a ahorros de emergencia para cubrir gastos

Los expertos sugieren que las personas deberían tener suficientes ahorros para cubrir entre 3 y 6 meses de gastos en caso de una emergencia. <sup data-tip="13" data-anchor="How Much Should You Save for an Emergency" data-id="emergencysavings" data-sourcename="Wells Fargo" data-url="[13] A pesar de que el porcentaje de ingresos disponibles que ahorran las personas era constante o aumentaba durante años antes de la pandemia, el estadounidense típico aún no está preparado financieramente para una emergencia, y mucho menos para los gastos de 3 a 6 meses. <sup data-tip="14" data-anchor="Personal Savings Rate" data-id="fredsavingrate" data-sourcename="St. Louis Federal Reserve" data-url="[14]

De hecho, el 39 % de las personas no podía cubrir un gasto de $400 con efectivo o su equivalente, según un estudio de la Reserva Federal del año pasado, y eso fue antes de la pandemia. [15]

Más recientemente, solo el 31% informó tener suficientes ahorros para durar al menos los 3 meses recomendados, según la Encuesta de impacto financiero COVID-19 de Clever Real Estate .

La pandemia y la recesión relacionada han provocado que casi una cuarta parte de los estadounidenses recurran a los pocos ahorros que tienen para cubrir los gastos. Y el 31% de las personas que echaron mano de sus ahorros gastaron más de $5,000 de sus fondos de emergencia .

Algo bueno de la pandemia es que muchos están reconsiderando sus hábitos de ahorro. Este año, la gente empezó a ahorrar más que nunca. <sup data-tip="14" data-anchor="Personal Savings Rate" data-id="fredsavingrate" data-sourcename="St. Louis Federal Reserve" data-url="[14] En el próximo año, alrededor de un tercio de los encuestados dijo que la creación de un fondo de emergencia es un objetivo financiero importante.

El 81% de los estadounidenses dice que otro cheque de estímulo sería de gran ayuda financiera

Desde saltarse los pagos de facturas mensuales hasta sumergirse en los ahorros de emergencia, los estadounidenses experimentaron un estrés financiero extremo en 2020. A principios de este año, las disposiciones de la Ley CARES incluían un pago único de hasta $1,200 más $500 por dependiente a los hogares estadounidenses. En ese momento, la mayoría de los estadounidenses estuvo de acuerdo o muy de acuerdo en que el cheque sería de gran ayuda .

La necesidad es aún mayor para el segundo pago de estímulo propuesto: el 81 % de los estadounidenses informaron que otro cheque a través de la Ley Héroes sería una gran ayuda financiera , un aumento del 29 % desde abril .

Aunque el cheque de estímulo adicional no necesariamente pondría más dinero en la economía según lo previsto, podría disminuir significativamente la carga financiera que muchos están experimentando durante la recesión, ya que más de 6 de cada 10 podrían cubrir los gastos de uno o más meses con el efectivo de estímulo. . [16] Los encuestados en nuestra encuesta dijeron que usarían el dinero del estímulo en:

  • Pagar facturas (47 %)

  • Pagar la deuda (45%)

  • Cubrir necesidades como comestibles (32%)

  • Ahorro (31%)

Los millennials tienen más probabilidades de tener dificultades financieras en 2020 que los baby boomers

Los millennials solo tenían alrededor de un 2 % más de riqueza familiar que las familias de la misma edad a principios de la década de 1980 (después de ajustar por inflación), mientras que los baby boomers tenían un 135 % más de riqueza que las familias de su edad 30 años antes. [17] Es probable que la recesión actual exacerbe la gran brecha financiera entre los boomers y los millennials, ya que parece tener un impacto más negativo en los millennials.

Si bien los millennials (25 %) y los boomers (22 %) tenían la misma probabilidad de echar mano de sus ahorros como resultado de la pandemia, los boomers gastaron significativamente más dinero que los millennials.

La falta de ahorros de emergencia hizo que los millennials buscaran fondos en otros lugares. De hecho, tenían un 29 % más de probabilidades que los boomers de depender del crédito y otras formas de deuda para cubrir los gastos este año.

De hecho, los menores de 40 años aumentaron su deuda en un 2 % entre el primer y el segundo trimestre de 2020, mientras que los mayores de 40 la redujeron en un 1 %. [18]

Esas luchas financieras han afectado la capacidad de los millennials para actuar de manera responsable cuando se trata de tarjetas de crédito y gastos: los millennials tenían más probabilidades que los boomers de pagar el saldo de su tarjeta de crédito cada mes el año pasado. Pero este año, los millennials tienen un 32 % más de probabilidades de mantener un saldo mensual en sus tarjetas de crédito que el año pasado, alcanzando a los boomers.

Los millennials tienen 3 veces más probabilidades de perder los pagos con tarjeta de crédito. [8] En enero, el 29 % de los millennials informaron que esperan perder al menos una factura de tarjeta de crédito en 2020 (el 31 % en realidad lo hizo). Los boomers fueron más optimistas: solo el 5 % dijo que no haría un pago, pero el 17 % no lo ha hecho hasta ahora.

Los millennials también tenían más probabilidades de no pagar otras formas de facturas: el 55 % de los millennials no hicieron al menos un pago este año, en comparación con solo el 33 % de los boomers .

Los millennials perdieron facturas relacionadas con:

  • Préstamos estudiantiles (52%)

  • Servicio de TV, internet o teléfono (33%)

  • Tarjetas de crédito (31%)

  • Facturas médicas (29%)

  • Electricidad, agua u otro servicio (28%)

  • Renta (22%)

  • Hipoteca (20%)

  • Otras deudas (11%)

Los motivos de la generación del milenio para la falta de pagos a menudo se relacionaban con la falta de fondos, pero no siempre se debía a un gasto responsable, ya que la generación del milenio tenía un 100 % más de probabilidades que la generación de la posguerra de no haber realizado ningún pago debido a gastar demasiado dinero en cosas que no eran esenciales _

Otras razones por las que los millennials perdieron los pagos incluyeron:

  • Necesidad de cubrir alimentos o comestibles en su lugar (38%)

  • Priorizar otras formas de deuda (36%)

  • Ya no tener ingresos para cubrir la factura (31%)

  • Pagar por una emergencia inesperada (25%)

  • Tener que pagar alquiler/hipoteca (27%)

  • Olvidarse de realizar el pago (17%)

  • Gastar demasiado en cosas no esenciales (14 %)

Conclusiones clave

Los estadounidenses lamentablemente no estaban preparados para la crisis financiera que provocó el coronavirus, y muchos, especialmente los más jóvenes y de bajos ingresos, se han visto muy afectados como resultado.

Las personas han tenido que gastar una parte o la totalidad de sus fondos de emergencia incluso después de recibir ayuda a través del dinero de estímulo económico a principios de este año y están comenzando a depender más de las tarjetas de crédito para ayudar a cubrir los gastos básicos de subsistencia. Esos cambios podrían tener consecuencias financieras nefastas a largo plazo al aumentar la deuda de las personas a través de cargos por intereses y recargos por pagos atrasados, un efecto de bola de nieve que puede hacer que los estadounidenses se sientan desesperanzados con respecto a su situación financiera.

En general, los comportamientos de gasto y ahorro de los estadounidenses han cambiado sustancialmente en el transcurso de la pandemia, y es probable que muchos continúen luchando hasta que el desempleo caiga a los niveles previos a la pandemia y la economía se estabilice.

Metodología

Los encuestados fueron 1000 estadounidenses que respondieron hasta 20 preguntas sobre sus finanzas el 30 de octubre de 2020.

FUENTES DE ARTÍCULOS
[ 1 ]

Reserva Federal de Nueva York. «Deuda y crédito de los hogares». 

[ 2 ]

Reserva Federal de Nueva York. «Informe trimestral de crédito y deuda de los hogares».  Página(s) 3.

[ 3 ]

Oficina Nacional de Investigación Económica. «Anuncio del Comité de Citas del Ciclo Económico». 

[ 4 ]

Oficina de estadísticas laborales. «Composición del gasto de los hogares de EE. UU. 2019».  Página(s) 1-9.

[ 5 ]

CNBC. «Los estadounidenses han cambiado sus hábitos de gasto durante la pandemia». 

[ 6 ]

CNBC. «Los estadounidenses han cambiado sus hábitos de gasto durante la pandemia». 

[ 7 ]

WalletHub. «Late Payments Survey.» 

[8]

CNBC. «Hidden Costs of Late Bill Payments.» Page(s) 1, 5.

[9]

Creditcards.com. «Average Credit and Interest Rates.» Updated November 4, 2020.

[10]

Interest.com. «Americans Spend Over $7,000 in Credit Card Interest Each Year.» 

[11]

New York Federal Reserve. «Household Debt and Credit Quarterly Report.» Page(s) 12.

[12]

Wells Fargo. «How Much Should You Save for an Emergency.» 

[13]

Reserva Federal de San Luis. «Tasa de Ahorro Personal». 

[ 14 ]

Reserva Federal. «Informe sobre el bienestar económico de los hogares estadounidenses». 

[ 15 ]

Datos para el Progreso. «Impacto económico asombroso del coronavirus».  Página(s) 4.

[ 16 ]

Nueva América. «Brecha de riqueza emergente de la generación del milenio: riqueza y crédito de los jóvenes de la generación del milenio». 

[ 17 ]

Reserva Federal de Nueva York. «Informe trimestral de crédito y deuda de los hogares».  Página(s) 20.